Las campanas de cocina es un electrodoméstico con un ventilador o extractor, inserto en la carcasa que se instala encima de la cocina, cuya función consiste en eliminar la grasa en suspensión y los productos procedentes de la combustión como el humo, los olores, el calor y el vapor de agua, mediante una combinación de filtrado y la evacuación de aire.

Existen dos tipos de funcionamiento para las campanas de cocina:

Extracción al exterior: en este tipo de aparatos, el motor aspira los humos y los olores que se generan al cocinar y pasan por un filtro metálico antigrasa, expulsándose al exterior a través de un conducto de salida de humos.

A la hora de su instalación, siempre será mejor que el conducto sea lo más corto, recto y del mayor diámetro posible, pues a mayor longitud y menor diámetro, más potencia necesitará el motor para funcionar en condiciones óptimas.

Estas campanas incorporan también una válvula antiretorno para que el humo y los olores de otras instalaciones no entren de nuevo en la cocina.

Por recirculación: en este tipo de campanas, el aire se absorbe y se limpia pasando en primer lugar por un filtro antigrasa y después por un filtro desechable de carbón activo que trabaja absorbiendo la grasa y los olores para devolver el aire limpio a la cocina. Estos filtros de carbón activo deben renovarse habitualmente, dependiendo siempre del uso de la campana extractora.

Artículo creado con información de solerpalau.com.