En el mercado existen distintos tipos de estufas, las cuales tienen diversas características que se acoplan a lo que desea el consumidor. Además, son un electrodoméstico esencial en el hogar, aquí te compartimos algunas:

Estufas de gas:

La fuente energética de este tipo de estufas son el gas natural o LP, por lo cual las parrillas suelen ser más potentes, los fabricantes las ajustan al tamaño de este electrodoméstico, para la mejor distribución del calor. De esta manera, se puede medir la cocción perfecta de los alimentos.

Su uso es de lo más sencillo, aunque la limpieza debe hacerse regularmente para evitar que la grasa se pegue a las parrillas.


Estufa eléctrica o parrilla:

Si no cuentas con el dinero para una estufa de gas, la eléctrica es una opción porque son pequeñas y económicas. Se conecta a la corriente eléctrica para hacer funcionar a las hornillas.

Aunque su flama es más pequeña que la de una estufa de gas, cuenta con ventiladores que distribuyen uniformemente el calor por toda la placa para generar una cocción pareja a los alimentos.

Estufa de inducción

Las parrillas de inducción son la opción más segura y eficaz para la cocina, donde se podrá cocinar alimentos a la temperatura perfecta.

Son la opción más idónea para cuidar el planeta, ya que representa una gran eficiencia de energía y es muy fácil de limpiar. Se recomienda que se usen los recipientes adecuados, como el acero inoxidable.


Artículo creado con información de blog.claroshop.com.