Las licuadoras industriales representan una inversión necesaria que genera beneficios concretos en la productividad de la cocina, la calidad de los alimentos en general y la rentabilidad de la empresa.

Cuando se tiene un restaurante o un negocio, no es recomendable una licuadora doméstica para la preparación de los alimentos y bebidas, porque eso resultaría en pérdida de tiempo, porque no cuentan con la misma potencia y también en descomposturas constantes.

Y aunque una licuadora industrial significa un gasto mayor, resultan más funcionales, son fáciles de limpiar y duran mucho tiempo.

Ventajas de las licuadoras industriales:

Motor de gran potencia.
Material resistente a la corrosión y a los olores.
Cuchillas más poderosas para la trituración y licuado de todo tipo de alimentos.
Vaso de mayor tamaño para el manejo de grandes cantidades de ingredientes.
Facilidad de limpieza para cumplir con las certificaciones sanitarias.


Las funciones básicas de una licuadora industrial son:

Trituración de hielo.
Mezcla de masa para repostería.
Molienda de semillas, nueces o frutos secos.
Pulverización de pan o semillas.Licuad de salsas y cremas.


Con información de imberacooling.com.